El Dr. Sánchez Viera, fundador y director del Instituto de dermatología Integral (IDEI) de Madrid nos habla de una patología compleja tanto desde el punto de vista emocional como desde su propio tratamiento.

La alopecia areata, una gran desconocida, afecta a un 2% de la población. Está, en muchas ocasiones, asociada a otras enfermedades como la diabetes tipo 1, enfermedad de tiroides, asmas, etc.

Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología, en el 60% de los pacientes la primera placa alopécica aparece alrededor de los 20 años.

La alopecia areata es una enfermedad autoinmune similar a otras enfermedades propiamente dermatológicas como la psoriasis, eczemas o vitíligo. 

 

¿Qué es una enfermedad autoinmune?

El sistema inmunológico es un sofisticado complejo de células y señales moleculares que nos defienden y protegen de enfermedades e infecciones. Sin embargo, este sistema no es perfecto

El término “enfermedad autoinmune” engloba a aquellas patologías que se originan por errores en el reconocimiento del agente patógeno, es decir, nuestro sistema inmunológico identifica erróneamente a nuestras propias células como patógenos externos infecciosos y las ataca.

 

¿Qué desencadena la alopecia areata?

Parece ser que la alopecia areata, como enfermedad autoinmune que es, podría desencadenarse por estrés, infecciones y medicación existiendo una predisposición genética a sufrirla.

Según la Fundación Nacional de Alopecia Areata (NAAF) esta patología afecta por igual a hombres y mujeres de todas las edades, aunque el primer brote suele surgir durante la infancia.

Los datos estadísticos de los dispone la NAAF hablan de que en el mundo, la sufrirán unos 147 millones de personas en algún momento de su vida.

 

¿Cómo cursa la alopecia areata?

En general, aparece como pérdida de cabello en una zona determinada. Suelen ser zonas redondeadas a modo de parche. Se inicia en la zona del cueto cabelludo pero puede afectar a otras partes como la barba, las cejas, las pestañas.

Esta patología puede cursar de manera localizada, siendo ésta forma de alopecia areata más fácil de resolver, o por el contrario, afectar de manera masiva produciendo una caída radical del pelo y del vello de todo el cuerpo (conocida como alopecia universalis).

 

alopecia areata el mejor tratamiento¿Se puede tratar la alopecia areata?

Cuando hablamos de alopecia areata en zonas poco extensas, los tratamientos para frenar su avance suelen resultar efectivos. Es imprescindible ponerse en manos de dermatólogos especialistas que determinen el plan de tratamiento más adecuado o la combinación de varios.

El porcentaje de éxito de estos tratamientos depende de distintos factores como la edad del paciente, el tipo de alopecia, el tiempo de evolución de la misma entre otros.

Si hablamos de la alopecia areata universal la eficacia de los tratamientos es muy reducida o prácticamente nula.

 

¿Qué avances se están produciendo en el tratamiento de la alopecia areata?

Se ha abierto una nueva línea de tratamientos, los llamados anti-JAK (ruxolitinib y tofacitinib).

Los inhibidores JAK bloquean unas pequeñas proteínas importantes en la señalización celular. Los resultados parecen ser esperanzadores aunque aún serán necesarios años de investigación antes de que los anti-JAK pueden utilizarse con los pacientes de alopecia areata.

 

El Dr. Sánchez Viera de IDEI aclara algunos aspectos más de esta patología poco conocida pero con fuertes efectos, sobre todo de tipo psicológico, en los pacientes que sufren alopecia areata en este video

 

 

 

 

Hacer Comentario