Las grasas insaturadas, también conocidas como “grasas buenas“, se caracterizan por contribuir a la reducción de los niveles de colesterol en sangre, de ahí que se les considere grasas aliadas del corazón. Pero además, son el mejor alimento para la piel pues ayudan a mantener el nivel de hidratación natural de la misma.

Existen dos tipos de grasas insaturadas:

  • Grasas monoinsaturadas: como por ejemplo el aceite de oliva y el aceite de onagra. Olivas, frutos secos (pistachos, almendras, avellanas, nueces de macadamia, anacardos, nueces de pecán), cacahuetes, aguacates y sus aceites.
  • Grasas poliinsaturadas: como por ejemplo los aceites de pescado, azafrán, girasol, maíz y soja. Destacan en las grasas poliinsaturadas dos subtipos las grasas omega 6 y omega 3.

El Dr. Miguel Sánchez Viera, (Director del IDEI, Instituto de Dermatología Integral) en la columna de la periodista Marta Robles en el Suplemento A tu Salud del Periódico La Razón aclara la importancia de la alimentación para la Salud de nuestra piel,

1. ¿Existe una relación directa entre la alimentación y el estado de la piel?

Sí. A través de lo que comemos ingerimos las vitaminas y nutrientes necesarios para que nuestra piel se encuentre en un estado óptimo. Por ejemplo los alimentos ricos en antioxidantes, nos pueden ayudar a retrasar el envejecimiento prematuro.

2. ¿Qué alimentos favorecen su cuidado?

Por un lado, tenemos que ingerir alimentos ricos en proteínas, ya que son esenciales para mantener la estructura de la piel y grasas insaturadas como el aceite de oliva, el aceite de onagra, el aguacate y las legumbres ayudan a mantener la hidratación natural de la piel.
Los alimentos ricos en vitaminas A, B, C y betacarotenos, como el tomate, la zanahoria, los pimientos, verduras de hoja verde, ayudan a mantener la función barrera de la piel, tienen una acción antioxidante y ayudan a la síntesis del colágeno

3. ¿Y qué alimentos la perjudican a la piel?

En general una dieta rica y variada es beneficiosa, mientras que el exceso de un tipo único de alimento es perjudicial. Por ejemplo el abuso de lácteos, grasas y embutidos pueden ayudar a la aparición de acné.

4. ¿Es especialmente importante la hidratación?

Es fundamental, ya que nuestra piel necesita mantener un nivel hídrico para estar en condiciones óptimas. Hay que recordar que una gran parte del agua que se elimina del cuerpo se hace a través de la piel, mediante la sudoración, y es necesario compensar esa pérdida.

5. ¿Qué cantidad de agua conviene beber?

Lo recomendable es tomar entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Hay a muchas personas a las que les cuesta beber solo agua. Estos casos se recomienda combinar el agua con la ingesta de infusiones, zumos o caldos naturales.

6. Pero esa cantidad de agua, dependerá también del agua que lleven los alimentos que se consuman, ¿no?

Lo ideal es tomar esa cantidad de agua o líquido. Si a eso le añadimos el agua presente en alimentos como pueden ser las frutas o las verduras, estaremos beneficiando a nuestro cuerpo y piel de manera doble, ya que no solo la hidratamos sino que además le aportamos vitaminas y otros nutrientes.

7. Si no se toman las siguientes vitaminas y elementos esenciales para la piel en la dieta, ¿es recomendable recurrir a los suplementos?

Cuando falta un aporte de vitaminas sí están aconsejados los suplementos vitamínicos, aunque mi recomendación es siempre acudir a un especialista para que haga una valoración profesional del estado de la piel y recomiende lo más aconsejable, que puede ser tanto un suplemento como un cambio en la dieta.

Entre los suplementos vitamínicos posibles destacan:

  • El Resveratrol y Flavonoides, Licopeno y otras Antioxidantes
  • Ácidos Grasos Omega 3
  • Colágeno
  • Ácido hialurónico
  • Enzimas digestivas, probióticos y prebióticos
  • Precursos de la HGH
  • Melatonina y Coenzima Q10

El Dr. Miguel Sánchez Viera incide en la importancia de mantener los niveles de hidratación de nuestra piel y compensar la pérdida sufrida en los procesos de sudoración del organismo con la ingesta abundante de agua.

Existen un grupo de alimentos con niveles altos de agua en su composición que contribuye, de manera notable, a la mejora y mantenimiento de adecuados niveles de hidratación de la dermis. La incorporación de los mismos a nuestra alimentación, unido a una alimentación saludable y variada es básico para mantener una piel joven y sana.

Los alimentos que contienen un alto nivel de agua son el pepino, la papaya, la sandía, el tomate, la manzana, el kiwi, el agua de coco y la naranja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Sólo siendo conscientes de que existe una relación directa entre nuestra alimentación y el estado de nuestra piel, incorporando grasas insaturadas: el mejor alimento para la piel que aporten un adecuado nivel de hidratación a nuestra piel y bebiendo entre 1,5 y 2 litros de agua al día, nos garantizaremos que, tanto nuestro cuerpo como nuestra piel están recibiendo las vitaminas y nutrientes necesarios para mantenerla joven, hidratada y saludable.

 

logo DVB 262x73

 

 

Hacer Comentario