La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta en torno al 2-3 % de la población española. Se caracteriza por la presencia de placas rojas y escamosas que pueden aparecer en diferentes partes del cuerpo y con una extensión diferente en cada caso. Los lugares más comunes donde la psoriasis aparece son el cuero cabelludo, extremidades, zona sacra y uñas. Es una patología dermatológica no contagiosa que puede llegar a afectar de manera importante a la calidad de vida del paciente.

Qué cuidados requiere una piel con psoriasis

Cuando la piel está seca e inflamada, algo característico de la piel afectada por psoriasis, pierde su función de barrera protectora. Esta disrupción en la barrera cutánea lleva, a su vez, una estimulación en la liberación de más mediadores proinflamatorios, creándose un círculo vicioso. Es por ello que los cuidados de la piel con psoriasis son un comple- mento fundamental al tratamiento prescrito por el dermatólogo que ayuda a minimizar los síntomas y contribuye a evitar brotes.

Los cuidados de la piel psoriásica empiezan por una adecuada higiene

Debe realizarse con productos con el mismo pH de la piel (entre 4,7 y 5,75). No hay que usar esponjas o manoplas para el lavado, ya que irritan la piel. Por su parte, el secado debe hacerse con pequeños golpes, nunca frotando la piel. El baño con extracto de avena natural puede ser útil para reducir la picazón de la piel y, por su efecto relajante, ayudar a aliviar el estrés asociado, conocido por empeorar los síntomas.

Después, es imprescindible emplear cremas especiales para pieles secas y sensibles con acción emoliente y levemente queratolí- tica (suavizan, ablandan durezas como las que presentan las placas de psoriasis y aumentan el grado de humedad de la piel).

 

Cuidados del cuero cabelludo si sufres psoriasis

Para el cuero cabelludo, se recomiendan productos que permitan retirar los fármacos empleados para tratar las placas, así como tener especial cuidado a la hora del peinado, para no irritar la zona.

No hay que utilizar colonias ni perfumes sobre la piel, porque la irritan, y, para la elección de ropa, mejor decantarse por prendas de algodón y no por fibras sintéticas o lanas, que aumentarían la pica- zón en las zonas afectadas.

 

¿Puede exponer mi piel al sol si tengo psoriasis?

La exposición al sol puede mejorar los síntomas de la psoriasis. La radiación ultravioleta proveniente del sol ayuda a reducir la proliferación de células en las zonas escamosas y reduce la inflamación.

Se debe consultar al dermatólogo, quien dará las pautas sobre cómo realizar los baños de sol, para que tengan un efecto beneficioso, además de informar si alguno de los fármacos empleados en el tratamiento tiene efecto fotosensibilizante.

Y, por supuesto, hay que evitar los factores de riesgo desencadenan- tes de brotes, como el alcohol, el tabaco, la obesidad y el estrés.

 

Dra. Carmen Elena Kannee. Dermatóloga del Instituto de Dermatología Integral

 

Hacer Comentario